Nadie está preparado

embarazo-1

Nueve meses es el tiempo para que una mujer, en edad de elegir ser madre, se prepara para la llegada de su hijo. Nada más que ansiedad, deseo, expectativa y alegría puede sentir quien lleva en su vientre la vida de quién lo precederá. Algunas preocupaciones, entre ellas, “qué nombre le pondré”, “será parto natural”… Ya nada será igual, ese hijo necesita algo más que la teta de mamá, necesita algo más que esos brazos que lo acunen en noches de insomnio. Necesita ayuda para vivir!!! No existen palabras que describan la gran desolación e impotencia, tu hijo necesita, tu hijo no puede. Surge el instinto…y entre respuestas que no alivian a las preguntas de por qué?… allí nos espera el mundo exterior, un mundo donde la discapacidad no es un término que genere, entre algunos sectores, nada de lo que “debería”; realidades que se vuelven insoportables, donde por momentos alimentar el morbo de los otros es tarea que debemos realizar los padres a diario, explicar que tan discapacitados son nuestros hijos es el detalle de interminables exigencias burocráticas, donde una persona con “aparente idoneidad” generalmente tras un confortable escritorio, determina lo que a tu hijo le corresponde y lo que no. “Nadie está preparado” … Estado ineficiente, con sistemas obsoletos, pero necesarios a la hora de dilatar prestaciones …  Obras Sociales, negocio de pocos con sobrado marketing, aparentan cubrir tus necesidades, salvo las que necesitas, dotadas de un nutrido staff de jóvenes abogados dispuestos a echar por tierra el último suspiro que nos queda, plasmado en carta documento, referido a los derechos constitucionales y reconocidos por cuantas leyes y tratados existan, pero negados a nuestros hijos discapacitados.

Hasta cuándo pediremos por favor, perdón y muchas gracias!! Por qué explicar que no pretendemos lucrar con la discapacidad de nuestros hijos. Hasta cuándo nuestras caras serán el retrato que aparezca en páginas de diarios, portales, etc. relatando y denunciando el permanente desamparo de aquellos que más deberían protegernos.

Qué necesita un padre?… poder ser padre y nada más…. Qué necesita un padre de un niño con discapacidad? poder ser padre y además…. sentir el amparo, estar a derecho, contar con todo lo necesario para que su hijo viva y tenga la mejor calidad de vida posible, estar contenido psicológicamente, saber que no está solo y que su hijo tiene lo mejor; un padre necesita a CIANE.